3 feb. 2010

A capite ad calcem


Sándalo: Pálida como un virginal camino nevado, silenciosa cual cortejo funebre, con el rimel corrido de lágrimas antiguas y mal-lloradas. Lectora de libros y esquelas.


Cicuta: Pálida como leche amarga, de risa crepitante y pasos ágiles de bailarina, con una sonrisa pintada sobre la suya para recordarse que esta vida es una broma. Lectora de libros y provocadora de esquelas.


Ambas hermanas, noche y día encontrados en un punto y diferenciados en otro, sin mediosdías, ni albas, sin medias-tintas. De la cabeza a los pies, echas a sí mismas...aunque muescadas y rotas por otros...o por ellas mismas también.


Esconden: una melancolía y la otra sádica satisfacción. Una amada vividora de recuerdos, otra amada y regurgitadora de despecho.



La melodía de los tristes solo atrapa a los que corren por encontra el precipicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada